Ana Albadalejo Blog

19 abril 2021

Por Altea

Buenas noches. Este fin de semana he tenido una visita especial. Desde el verano pasado no veía a mi hermana, y al fin ha tenido que trabajar cerca de casa y ha podido visitarnos, aunque ha sido breve. Llevamos tanto tiempo sin ver a personas que queremos, que en ocasiones pesan los días. Antes me encantaban los días de lluvia, sentía el cobijo de mi casa, el olor de la tierra mojada, el ruido del agua caer, pero la realidad es que ahora significa estar más en casa. Adoro mi hogar pero con el año que hemos pasado, tengo ganas de salir, viajar en familia, hacer planes con nuestros amigos, y el hecho que llueva una semana seguida, a mí personalmente me recuerda al confinamiento. ¿Os pasa?

También he hecho unas fotos muy especiales para el día de la madre con una marca muy muy guay, que muy pronto os podré enseñar, os van a encantar. Así que mientras os dejo con este look de calle que me hizo mi querido amigo y fotógrafo Jesús Romero, que también hacía más de un año que no nos veíamos.

Llevo gabardina de Mango, camiseta de Zara, vaqueros de Pull&Bear y Converse color violeta.

Espero que os guste.

Un abrazo


2 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

15 marzo 2021

PRIMAVERA

Este fin de semana pasado se cumplía un año desde que decretaran el Estado de Alarma, un término que poco había escuchado, al igual que pandemia, confinamiento, distancia de seguridad, antígenos, gel desinfectante, mascarilla, cuarentena, desescalada, PCR, Covid 19, coronavirus, y así…muchas más. Palabras que se han adentrado en nuestra vida y parece que no se quieren ir. En ocasiones, entramos en bucle hablando de lo mismo, pero es que es tan fuerte todo lo que ha pasado, que cuando vemos a alguien, hablamos de esto, cuando escribimos con alguien, también sale el tema. Ojalá termine pronto, ojalá. Tengo muchas ganas de ir sin mascarilla, de ver sonrisas, de sentir el aire en la cara, de pasear con tranquilidad, de viajar. Lejos, cerca, a todas partes.

Hemos planeado la primera escapada del año y sinceramente y muy contenta de decírosl, me hace sentir más viva y feliz.

El vestido es de Anonyme, marca que he descubierto hace poquito, y me encanta. Es muy cómodo y primaveral. Además, es fácil de combinar, podéis usar zapatillas y así es más sport, y sandalias si queréis que sea más formal.

 

 


5 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

26 enero 2021

Buenas noches

Os escribí este post justo cuando terminaba de leer el post de mi amiga Laura y el caos que Filomena causó en Madrid más los niños sin cole, bomba explosiva. Yo ahora vengo a contar un poco mis pequeños dramas, que más que un blog de moda, ahora ha pasado a una terapia de descarga. Escribes aquí y quizás os sentís identificadas/os y  te sientes algo mejor. Hoy he puesto un antes y un después a mi comportamiento de agradar a los demás. Es demasiada responsabilidad. Desde que tengo uso de razón, me considero una persona amable , sensible y con carácter también. En ocasiones, ultra sensible y creo que en la situación en la que estamos mucho más. Además, me afectan mucho los “problemas” de lo demás y los hago míos o por decirlo de alguna manera, ocupan más tiempo en mi cabeza del que me gustaría.

Me gusta estar en armonía con mi entorno, es primordial. Por eso, siempre intento conseguirlo aunque cueste en cualquier aspecto y en ocasiones es mejor dejar las cosas pasar. Me refiero a pequeñas cosas de la vida cotidiana, con amigos y familiares. Quien me conoce, sabe que no puedo irme a la cama sin solucionar un problema, hay que dejarlo resuelto o al menos “ tranquilo”. A veces, no sé si es por mi bien o por el de los demás.

Eso pensaréis, es muy bueno. Pero que últimamente me afecte si alguien me cambia un plan en último momento, o alguna palabra con menos amabilidad de la habitual, o que un vecino no salude… eso creo que debo dejarlo a un lado y priorizar temas.

?Os pasa?

Las pequeñas cosas como sonreír y ser amable producen en ti misma y en la otra persona más felicidad. Una persona que se cruza contigo y me refiero en un ambiente cercano, no significa ir por la calle por plena Gran Vía saludando y sonriendo a todo el mundo. Es algo que todos deberíamos contemplar en adaptarlo a nuestra forma de ser. Pero claro, cada uno es como es; unas personas saludan, otras no, otras responden bruscamente y con la escopeta cargada, otras son amables, serviciales, comprometidas, otras no sabes de ellas en tiempo pero cuando están, qué gusto da cuanto están…

Diría que durante el confinamiento he estado bien, llevando la situación de la mejor manera posible. Ya hace tiempo de aquello, pero sí que he tenido días mejores y días peores. A diferencia de Juan Carlos, que se ha mantenido en la línea y lo agradezco, porque dos personas con subidas y bajadas es mucho peor que una. Y, ahora me pasa un poco parecido, supongo que como todos, que os voy a contar que no sepáis. Hay días más tristes o apagados y días más felices.

Hace unos días que nos han cerrado la hostelería en la Comunidad Valenciana.  Eso nos toca de pleno, aunque soy consciente que mucha gente está teniendo una situación difícil. Por eso, mando mucho ánimo también a toda la hostelería, pequeño comercio y empresarios que se han visto afectados. Por supuesto, dando siempre gracias y apoyo  a toda la gente que está al pie del cañón en esta situación, sanitarios, operarios… tod@s, todit@s.

Vengo a contar esto, porque todos tenemos nuestros pequeños y grandes dramas pero siempre hay algo por lo que sonreír y mirar hacia delante. Doy gracias a la familia que hemos formado, que hacen que me apetezca levantarme  con ganas cada día de comerme el mundo, aunque no sonría tanto últimamente.

Un abrazo a tod@s.


4 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

2 enero 2021

ROSCÓN Y FELIZ AÑO

¡Buenas noches y feliz año nuevo!

Me gusta el hecho de empezar  escribiendo el día 1 de enero de 2o21. Empiezo este nuevo año con muchas ganas. ¿Quién no, verdad?  Pues el año que dejamos es un año que no se nos olvidará jamás, pero no voy a empezar a enumerar todo lo mal que lo hemos pasado y lo duro que ha sido todo, porque aunque cambiemos de año, no podemos olvidar que la Pandemia continúa. Sin embargo, creo que tenemos que estar más positivos que nunca y con mucha fuerza.

Pero 2020 también tuvo cosas muy buenas para nosotros. Y es que empezó con el nacimiento de nuestra pequeña Gala, que en 4 días cumplirá 1 añito. Ha pasado tan tan rápido, que ya empiezo a tener nostalgia porque sé que en breve ya no la podré tener en mis brazos como una bebé. Aunque suene muy cursi, a veces me quedo embobada mirándolas a las dos; a Zoe y Gala, pensando si esto que me pasa es verdad. Es una pasada lo que se les quiere, y aunque me den mucho trabajo, y en ocasiones se me caigan los ojos del sueño, doy las gracias a 2020 por haber formado una familia aún más bonita.

Espero y deseo un año cargado de alegrías para todos. Con menos virus, y más abrazos.

Y ahora, a lo que venía, que era a daros la receta del roscón. Así que aquí tenéis:

Ingredientes:

370 gr harina de fuerza

1 huevo

15g de levadura fresca (importantísimo que sea fresca, la química no sirve para esta receta)

120 ml agua tibia

70 gr de mantequilla derretida

3 cucharadas grandes de miel.

Piel de una naranja rallada.

2 cucharadas grandes de aroma de azahar ó agua de azahar (hay en prácticamente todos los supermercados, sino preguntad)

1 pizca de sal

Preparación:

En un bol vertemos la harina, el huevo y la miel. Y, en otro recipiente mezclamos la levadura fresca con el agua y el aroma de azahar. Ahora juntamos las dos preparaciones y añadimos  la mantequilla y la pizca de sal. Mezclamos bien con la ayuda de una varilla si lo necesitamos y vamos añadiendo la ralladura de piel de naranja, al gusto.

Empezamos a mezclar con las manos para hacer una masa, como si fuera un pan. Amasamos durante 5 /10 minutos y obtendremos una masa perfecta que dejaremos reposar en un recipiente grande o en una tabla. Y lo tapamos con un paño de cocina 1h aprox.

Transcurrida la hora, habrá doblado su tamaño y volveremos a amasar hasta crear una bola bien redonda. Hacemos un agujerito en el medio y vamos abriendo con cuidado como si fuese un volante de un coche al que le vamos dando vueltas ( Espero que entendáis este paso). La masa es flexible pero se puede romper. Si queremos hacer mini roscones la bola que nos queda la partiremos en dos y hacemos el mismo paso.

Con la forma ya de roscón, dejamos reposar de nuevo 1h, pero ya en la bandeja que vayamos a introducir en el horno.

Justo antes de introducir el roscón al horno, debemos pintarlo con huevo y echarle lo que queramos como adorno. A mí me gusta echarle por encima almendra picada. Es importante que no lleve sal y si son crudas mejor, porque al introducirlas en el horno se tostarán y quedarán deliciosas. 15 min al horno a 180º y listo. Podéis añadirle también azúcar glas por encima cuando saquéis el roscón del horno.

Espero que os guste.

Ya me diréis si os atrevéis con la receta.

Muchos besos y gracias por estar ahí.

 

 


7 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

27 noviembre 2020

Cinnamon Rolls

Hola, hola.

¿Qué tal estáis? Sé que estáis esperando la receta, así que allá va.

El secreto de todo esto, es que he utilizado la receta de  la masa para hacer el pan Jalá o pan trenzado, ese que veis tanto en mis redes. Desde que aprendí a hacerlo, no he parado y siempre cae alguno durante la semana.

Así que, esta vez he adaptado la receta para hacer deliciosos rollos de canela.

Ingredientes:

375 g de harina de fuerza 

120 ml de agua 

80 ml de aceite de girasol

2 cucharadas soperas de miel

1 huevo

15 gr de levadura fresca (importantísimo que sea fresca)

1 pizca de sal

100 g de mantequilla ( o al gusto)

Canela

 

Para bañar los rollos de canela:

1/2 vasito de leche ( cualquiera)

20/30 g de mantequilla derretida

1 cucharadita de azúcar

1 cucharadita de canela

En un bol vertemos la harina. En otro recipiente deshacemos la levadura en el agua hasta que esté totalmente deshecha, Después, vertemos  todos los ingredientes con la harina y movemos bien. Podemos ayudarnos de algún utensilio de cocina hasta que podamos amasar con las manos. Normalmente, tras amasar unos 5 min, deberíamos tener una bola de masa perfecta que no se pega en las manos. Dejamos reposar unos 45 min en un recipiente grande y tapamos la masa con un paño de cocina (limpio, por favor).

 

 

 

 

La masa habrá crecido, así que volvemos a amasar bien para quitar el aire que se ha creado. Y, con la ayuda de un rodillo o algún utensilio parecido, estiramos la masa hasta que se quede finita. Mientras estiramos con el rodillo, intentamos crear un cuadrado, así luego será mucho más fácil enrollarlo.

En la masa extendida, untamos mantequilla homogéneamente por todo y espolvoreamos canela hasta que se quede todo prácticamente cubierto. Depende un poco del gusto, pero son rollos de canela, así que no tengáis miedo en echar con alegría canela. Podéis mezclar junto con la canela un poco de azúcar moreno.

Enrollamos la masa hasta que se quede un cilindro.

Luego, cortamos con un grosor de unos 3 dedos aproximadamente y colocamos los rollitos en la bandeja del horno y dejamos reposar fuera unos 20/30 min antes de hornear para que la masa vuelva a fermentar y crecer un poquito más.

Mientras tanto, podemos preparar el frosting o glaseado. Mezclamos la leche con la mantequilla derretida, la cucharadita de azúcar moreno y la cucharadita de canela y bañamos los rollitos de canela.

Metemos al horno a 180º y los sacamos transcurridos 15 min.

 

 

 

¡LISTOS PARA COMER!

Contadme si los hacéis y qué os parecen, por favor.

Un abrazo


2 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

Post Anterior