Ana Albadalejo Blog

17 marzo 2020

Mi cuarentena

Buenas, ¿cómo lo lleváis? Tenía ganas de escribiros y es que aunque estamos en comunicación mediante las redes sociales, estamos viviendo una situación insólita. Algo que no preveíamos, ni esperábamos ni imaginábamos. Más bien es algo parecido a una película de ciencia ficción o una nueva serie de Netflix. Pues bien, ha llegado a nosotros. Lo típico que pasa al vecino y dices ” bueno, a mí no me pasan esas cosas “. Pues no sólo al vecino, sino que nos ha tocado a todos. Yo la verdad que cuando escuchaba cosas de Coronavirus en China, pensaba que estaba muy lejos y se hablaba más que nada del virus pero yo no escuchaba nada del colapso que generaba en la sanidad o al menos yo ni pensé en eso. El problema de este virus  es la gravedad para las personas de avanzada edad o inmonudeprimidas por otras patologías. Ellos sí corren riesgo, la sanidad se colapsa y al final nos afecta a todos.

Bueno, respecto al virus ya tenemos mucha información, así que no voy a ser yo la que os informe de síntomas, cómo se contagia y las medidas que hay que tomar para protegernos. La principal: quedarnos en casa.

Ahora bien, ¿Cómo estáis? ¿Cómo os encontráis? ¿Cuál es vuestra situación? Nosotros estamos en casa los 4, con la nevera llena, con un pequeño jardín, con internet, con salud… Así que no nos podemos quejar. Dicen que lo principal en la vida es tener  salud ¿No?.

Yo la mayoría de veces trabajo en casa, así que podría empezar a teletrabajar ya, con fotos de publicidad, etc. Ojo, que he visto a gente criticar a las influencers/ blogueras/ instagramers , como queráis llamarle, porque ya están poniendo publicidad. Bueno, eso es teletrabajar, amigos, hay que sacarse las castañas del fuego. Creo que nos vamos a encontrar un panorama difícil. Van a dar ayudas para empresarios, autónomos, y todos en general. No paro de pensar en las familias, cada una con su propia situación, y supongo que todas algo complejas. Nosotros tenemos restaurantes y obviamente están cerrados. ¿Cuándo se podrán abrir? No se sabe, todo es incierto. Me imagino los pequeños negocios, la gente cómo se está organizando en casa con los niños, todo en general. La gente que sí que tiene que salir a trabajar y tiene miedo. Puedes tener que salir a trabajar todos los días y tener a cargo o cerca una persona enferma ya previamente o de avanzada edad, que puede contagiarse. Entiendo que estemos un poco desbordados y desoncertados ante esta nueva situación.

Hay que hablar con claridad y es una situación seria, pero a la vez, las redes sociales creo que nos están ayudando a sobrellevarlo. Las risas que nos echamos con los amig@s en los chats, las vídeo llamadas… Ayudan. Incluso desde hace 2 días, he tomado la costumbre de salir a un balconcito que tengo en una de las habitaciones que da al de una vecina. Ahora hemos quedado todos los días a las 17h para tomarnos un café, a unos 2 metros de distancia. Fuerte eh, cuando se lo contemos a nuestros hijos en unos años.

No os voy a negar que me he imaginado esta cuarentena en mi vida de soltera, cuando sólo estábamos Juan Carlos y yo, y pienso qué fácil hubiera sido. Te levantas a cualquier hora, desayunas lo que sea, lees, trabajas un poco, puedes ver una peli o serie incluso a media mañana. Te echas en el sofá y chateas un poco con tus amigas, luego haces una videollamada con otra amiga, comes una patatas fritas, vas a depilarte las cejas porque vaya pelos llevas, miras el reloj y son las 2 de la tarde. Nada, comes lo que sea, una pasta, o un tomate con un poco de atún… Y así hasta la noche. Un poco de aburrimiento sí, pero vaya descanso.

Bueno, pues nada de esto es cierto para mí, porque tengo a dos preciosas bebitas. Bueno, una de ellas ya no tan bebita… Que las quiero con locura, que me divierto con ellas, que me dan amor, que son lo más maravilloso que me ha pasado nunca y que suspiro por ellas. Pero, estos días, ellas no lo entienden. O mejor dicho: Zoe sí lo entiende. Entiende que no podemos salir porque hay un virus y no puede tocar a nadie, tampoco ver a sus abuelos, yayos, primas, etc. Pero ella tiene energía, quiere salir, quiere correr, quiere divertirse, quiere saltar… Y bueno, muchos días en casa aburren, a ella y a cualquiera. Los niños tienen x juguetes, x actividades que se pueden hacer en casa . ¿Cuántas actividades os han enviado por whatssapp para hacer en casa? 1.500 manualidades, de las cuales hemos hecho 3. No, es broma. La verdad es que hemos hecho muchas. Pero sí, hay que organizarse muy bien. Cada hora cuenta, cada hora hay una actividad diferente y también hacer desayunos, comidas, meriendas, cenas…étc. Así que llega la noche, las 21h y… “anda! ya tengo tiempo para mí”. Pero entonces me doy cuenta de lo agotada que estoy, y de que sólo quiero meterme en la cama.

Pero no podemos quejarnos, no.

Es duro, pero pasará. Y saldremos de esta.

Siento que el Mundo ha sufrido un ataque al corazón y está recuperándose, muy lentamente. Iba demasiado rápido y ha tenido que pararse.

Volverá a girar, volverá.

Ánimo, estoy aquí para lo que me queráis contar.

 


9 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

27 febrero 2020

Bless

Buenas noches,

¿Qué tal estáis? Nuestra semana por fin termina bien, y es que no la empezamos muy bien. Los virus y mocos llegaron a casa la semana pasada y menos mal que ya se han ido. El miedo era que Gala cogiese algo siendo tan pequeña, y casi, porque empezó con mucha fiebre pero todo quedó en eso, en un pequeño susto. De hecho, tuvimos que pasar una noche en el hospital. Al ser recién nacida, los pediatras pensaron que era lo mejor, así que eso tuvimos que hacer. Por suerte, se fue la fiebre y está genial.

Así que ha sido una semana de cuidados, porque no hemos podido hacer otra cosa, dedicarnos a nosotros mismos, con mimos y mucha casa.

Por eso, no había tenido tiempo de contaros que tal la semana pasada. Estuvimos en Madrid de puro placer. Zoe tenía vacaciones en la guardería y aprovechamos para ir y estar con todos los amigos. La verdad que Madrid es una ciudad donde sigo trabajando, pero casi siempre con campañer@s que son amig@s, entonces se hace muy ameno. Y sino, es para disfrutar y exprimir la ciudad.

Nos alojamos en el maravilloso hotel Bless. Es una pasada. Hemos estado varias veces y no quiero decirlo muy alto para que no me escuchen los demás, pero creo que es el hotel más bonito y cómodo en el que he estado. Localización increíble para poder sentir el corazón de Madrid. Las estancias son muy amplias con todas las comodidades posibles y los desayunos son los más deliciosos que he probado. De hecho, estas deseando levantarte e ir corriendo a por esos  increíbles huevos benedictinos. Otro punto positivo del hotel, además de la piscina en verano,es la sala de bolos que tienen en la parte de abajo. Es muy divertido jugar a los bolos con tus amigos y tomarte un cóctel a la vez ( yo sin alcohol, por supuesto). Además, nos dejaron unos detallitos en la habitación para las niñas. Sus nombres y una cabaña para Zoe. Ah! Y que no se me olvide, a los amantes de los animales, deciros que podéis llevarlos al hotel, son “pet friendly”.

 

Os dejo con algunas fotos de allí.

Espero que os guste.

Un abrazo


4 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

10 febrero 2020

Hola, hola

¡Buenos días! ¿Qué tal? Ayer abrí un debate porque una seguidora a través de Instagram me comentó y me dijo  que poner mi foto donde se ve mi cuerpo a los pocos días de haber dado a luz, podía doler mucho a las personas que no se recuperaban bien del parto. Nunca puedo contestar a todo. Y aunque los mensajes de este tipo son los mínimos, sinceramente  hay algunos que me sorprenden. Es la primera vez que me dicen algo así, pero supongo que hay más gente que lo piensa, aunque sea una minoría. Por eso, me gusta comentarlo y tratarlo.

Creo que hay un tema tabú. Hoy en día, sólo se alaba cuando una chica “gordita” para los ojos de la sociedad, por decirlo así sin que nadie me malinterprete, pone fotos de ella sintiéndose orgullosa por ello. Y me parece estupendísimo, pero por supuesto, la que está más delgada también puede sentirse orgullosa de ello. Estar delgada no es sinónimo de estar bien y feliz, así que quitémonos esos estereotipos de la cabeza. Puede una chica ser gordita y sentirse bien y otra muy delgada no sentirse bien. Así que sea como sea la persona, más delgada, menos delgada, corpulenta… ( ya no sé ni como decirlo, para que nadie se ofenda) habría que preguntarle como está antes de juzgar sólo a simple vista.

Cuando di a luz a Zoe, adelgacé muchísimo sin hacer nada más que comer y comer, y me quedé tan delgada que yo no me veía nada bien. Mala cara, nada me quedaba bien… Pero que no se me ocurriera decirlo porque parece que no tenemos derecho a quejarnos por delgadez. Hoy en día me siento muy bien con mi cuerpo y también con mi rápida recuperación del parto. También tengo muchas ganas de empezar en marzo con el deporte, que no me duela la espalda y verme el cuerpo más modulado. He perdido toda la masa muscular de tanto tiempo sin hacer nada de ejercicio.

No hay cuerpo perfecto, sólo mentes tranquilas. Si te sientes bien contigo misma teniendo salud dentro del cuerpo que habitas, ese es el cuerpo perfecto.

Por esa regla de tres, si tengo el pelo bonito no pongo una foto del pelo, no vaya a ser que las personas que sufren alopecia se sientan ofendidas. No puede llover a gusto de todos. Pero por favor, centrémonos en lo importa. VIVE Y DEJA VIVIR. Y, PESE A TODO, INTENTA SER FELIZ.

 

Ayer domingo estuvimos en un bonito sitio y aproveché para hacerme fotos. Llevo vestido de Mango y botines de Augusta the Brand.

 

 

 


9 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

4 febrero 2020

Basics

Buenas, ¿Qué tal estáis? Nosotras muy bien. Ya se me hace raro no pasar por aquí y contar que tal estamos y como va todo, porque se ha convertido en un lugar de contar más que de mostrar. Me acuerdo cuando simplemente os enseñaba un look y ya. Eso se me hace ahora mismo casi imposible. Muchas me seguís escribiendo para que cuente mi experiencia con la lactancia, con la adaptación de Zoe a su nueva hermana, étc. No es un blog de maternidad pero yo os voy contando según vaya surgiendo. 🙂

Tal como me habéis preguntado, os cuento que con Zoe funcionó la lactancia materna muy bien durante 13 meses y con Gala, por el momento, funciona muy bien también.Para mí, es la forma más cómoda y sana de alimentar, así que intentaré todo el tiempo que pueda. Cada madre y bebé lo lleva de una forma así que es mejor no aconsejar al respecto.

Zoe lleva bien la llegada de su hermana. Está muy cariñosa con ella. Con nosotros también pero sí que ha notado que algo ha cambiado y está más pendiente de mí, me demanda mucho más que antes y llora algo más. Yo estoy sacando brazos, manos y mucho amor para las dos. Por eso, espero que siga así de bien, aunque estoy preparada para cuando lleguen los celos, que son algo muy normal y común.

Como he dicho, antes os enseñaba un look y ya no sabíais nada más. Ahora los looks han pasado a un segundo plano. Son muy cómodos, y casi todos los combino con zapatillas y zapatos planos. Los botines con algo de tacón ahora están en el fondo del armario.

Estos vaqueros son de Pull&Bear, top de Asos y zapatillas Victoria. El peto de Zoe es de Primark.

 


2 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

29 enero 2020

Siempre

Buenos días, ¿qué tal estáis? Yo volviendo un poco a la normalidad. Y es que cuando tienes una bebé, los primeros días no son como el día a día de siempre. Son una especie de nube que te envuelve. Y sólo piensas en cuidarla y protegerla de una manera un tanto extrema.

No sé si lo llegué a contar por aquí, pero los primeros días, en cuánto a visitas, quise las justas. Algo que yo sigo viendo normal. Y no es que quiera menos a las personas que me envuelven, no. Es que es un momento delicado, íntimo y único.

De hecho, a mí no me apeteció ninguna de estas visitas al hospital, y también muy pocas en casa. Sólo de los más cercanos. Ahora, que Gala tiene casi un mes y nos hemos adaptado muy bien a ella, me empieza a parecer buen momento. Es un tema del que podría hablar largo y tendido, y es que todavía tenemos una cultura muy arraigada que nos hace pensar que por rechazar visitas o simplemente decir que vengan al cabo de unas semanas, ya estamos cometiendo el crimen del siglo.

Cuando nació Zoe, era todo una novedad, y no sabía bien lo que quería o no quería. O al menos no lo tenía tan claro como lo tengo ahora.

Así que, pienso que este momento es nuestro. De las madres y padres para hacer o deshacer  lo que queráis.

Cambiando de tema, otra cosa que me preocupa algo es la exposición que tenemos en las redes sociales. En mi caso, desde hace bastante tiempo. Desde que empecé hace muchos años ya en el mundo de la moda, cuando todavía esto de las redes prácticamente ni existía.

Ahora, están en su máximo esplendor y yo trabajo en parte, gracias ellas. Me encanta lo que hago y siempre me habéis escuchado decir que tengo suerte de poder compaginarlo con mi vida personal. En ellas comparto momentos especiales de mi vida y mi día a día. Y por supuesto lo hago con mi familia. Por lo que de alguna manera, mis hijas también forman parte de este estilo de vida.

Veo a padres y madres que le ponen una cara de gatito a sus hijos cuando hacen una foto con ellos, o cara de león.  Y, otros, sin embargo que en las redes sociales sólo muestran a sus hijos. Donde ni siquiera salen ellos mismo, que son los que manejan las redes. ¡Vaya lío!

Y un día te paras a pensarlo. ¿Estaré haciendo bien? ¿Les podrá perjudicar en algo?

En más de una ocasión, la gente me lo ha preguntado. Y por eso he decidido comentarlo. Yo sigo pensando lo mismo. Siempre que sea desde el respecto, de forma natural y espontánea y cuando no vulneren su intimidad creo que no hay nada de malo. Puede que esté creando un álbum de vida precioso 🙂

Como madre, espero estar haciéndolo bien, porque es lo mejor que sé.

 

Llevo total look de ASOS, de esta temporada.

 

 

 

 

 

 


7 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

Post Anterior Siguiente Post