Ana Albadalejo Blog

8 abril 2020

Brioche de Chocolate

Buenas noches, ¿Cómo estáis? ¿Cómo lo lleváis? Nosotros intentamos llevarlo de la mejor manera posible. Estamos muy entretenidos con las niñas, así que no nos paramos a pensar todo el tiempo que llevamos en casa, aunque hay días más duros que otros.

Cocinamos mucho e involucramos mucho a Zoe en ello, así que es una forma de estar juntos, realizando una actividad para ella y para nosotros.

Esta tarde hemos hecho brioche de chocolate, así que apuntad la receta porque son deliciosos.

Necesitáis:

500 g de harina de trigo

25o ml de leche a temperatura ambiente (yo he utilizado destanada)

25 g de levadura fresca. Esto es importante, la levadura normal en polvo no sirve para esto.

60 g de mantequilla a temperatura ambiente

60g de azúcar

1 huevo

1 pizca de sal

100 g de pepitas de chocolate

PASO 1.

El primer paso es deshacer la levadura en la leche tibia. Y en un bol añadimos la harina tamizada ( esto significa pasarla por un colador), junto con el azúcar y la pizca de sal.

PASO 2.

Añadimos seguidamente el huevo y la leche.

PASO 3.

Amasamos con la varilla si es más  fácil al principio y seguidamente utilizamos las manos, a no ser que tengáis amasadora y prefiráis hacerlo con eso. Se pega bastante en las manos al principio, pero el truco está en amasar bien y  rápido. Luego se despega muy bien.

PASO 4.

Vamos añadiendo trocitos de mantequilla a la masa y seguimos amasando bien para que se quede por todo uniforme. Y, añadimos también las pepitas de chocolate y seguimos amasando hasta obtener una bola .

PASO 5.

Dejamos 1h reposar en un recipiente (que no esté frío) y tapamos con un paño limpio o papel. El bol tiene que ser algo más grande que la masa porque crecerá.

PASO 6.

Cuando haya reposado 1 h, hacemos las bolitas y las ponemos en una bandeja 30 min.

Paso 7.

Batimos un huevo y las pincelamos un poco antes de meter al horno.

15 min a 180 grados.

 

¡Listo para comer!

 


4 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

31 marzo 2020

32 primaveras, la primera en confinamiento

Buenas tardes, ¿cómo estáis? Ayer cumplí años, 32 para ser exactos. La verdad que fue muy diferente a como lo tenía previsto. Cuando cumplo años siempre siento una especie de nostalgia, a veces no recibo alguna llamada que esperaba o alguna cosa de esas. Este año la verdad es que no he echado de menos ninguna llamada, sino a la gente. Tengo muchas ganas ya de abrazar. Creo que se ha acordado todo el mundo, pero me apetece que estén cerca.

En un principio, venían mis amigos de Madrid a pasar el fin de semana. Íbamos a alquilar unos apartamentos para estar todos juntos porque pensábamos juntarnos una buena pandilla. Todo empezó a complicarse a mediados de marzo y decidimos cancelar. Imagino todas las bodas y cosas importantes que se han dejado sin hacer. El otro día me escribió una chica vía Instagram y me contó que esta semana daría a luz y tenía que ir ella sola al hospital. Ya que ahora mismo, que vaya el padre de la criatura no está permitido… ¡vaya! La verdad que todavía me cuesta creer ciertas cosas y parece que seguimos en una película. Las noticias aún no son positivas y sigue habiendo demasiadas víctimas. Así que tenemos que esperar, en casa, a que todo esto vaya pasando, poco a poco.

Respecto a mi cumple, pensé obviamente que estaríamos los 4. Hice dos tartas, con lo cual, no queríamos comer mucho antes para poder disfrutar bien de ella. De hecho, sólo hice una pizza para los 3 y una pequeña ensalada.  Mientras preparaba la mesa en la terraza, ya que salió un día increíble, Jc me llamó con cierta desesperación que subiera al balcón porque había algo. Me llamó de tal manera, que pensé que había algún bicho o Zoe se había hecho pis en el balcón o algo así. Tenía cara de circunstancias, así que podía esperarme cualquier trastada. Hasta que me asomé y estaban los vecinos de al lado con todo preparado en su terraza. Globos, guirnaldas y una paella. Mi comida favorita, sí. Lo único diferente es que cada uno comeríamos en nuestro balcón. Y así fué. Obviamente, tomaron todas las medidas de higiene para pasarme el plato de paella. Zoe me dijo muchas veces en el día que le gustaba mi cumple, y seguía cantándome desde el día anterior: ” Happy mami, ma-miiiii…”. Así que, como os podéis imaginar, tuve una sonrisa todo el día.

Fue un cumple diferente, lo pasé muy bien. Pero como tod@s, mi único deseo al soplar las velas es que esto pase pronto y estemos bien.

Mando mucho ánimo a todas las personas que están velando por nuestra seguridad y están cuidando de las personas enfermas. Y tod@s aquellos que tienen que seguir trabajando para los demás. Y, por supuesto, a los que están sufriendo esta enfermedad directamente o con familiares afectados.

He dejado de leer varias veces en el día las noticias, prefiero estar informada pero no en exceso. Creo que es necesaria para la calma y la paz interior.

Un poquito de desconexión del mundo exterior también es necesario en este confinamiento.

¿Cómo estáis vosotr@s?

Ánimo, ya queda menos.

Abrazo.

 

 

 


3 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

17 marzo 2020

Mi cuarentena

Buenas, ¿cómo lo lleváis? Tenía ganas de escribiros y es que aunque estamos en comunicación mediante las redes sociales, estamos viviendo una situación insólita. Algo que no preveíamos, ni esperábamos ni imaginábamos. Más bien es algo parecido a una película de ciencia ficción o una nueva serie de Netflix. Pues bien, ha llegado a nosotros. Lo típico que pasa al vecino y dices ” bueno, a mí no me pasan esas cosas “. Pues no sólo al vecino, sino que nos ha tocado a todos. Yo la verdad que cuando escuchaba cosas de Coronavirus en China, pensaba que estaba muy lejos y se hablaba más que nada del virus pero yo no escuchaba nada del colapso que generaba en la sanidad o al menos yo ni pensé en eso. El problema de este virus  es la gravedad para las personas de avanzada edad o inmonudeprimidas por otras patologías. Ellos sí corren riesgo, la sanidad se colapsa y al final nos afecta a todos.

Bueno, respecto al virus ya tenemos mucha información, así que no voy a ser yo la que os informe de síntomas, cómo se contagia y las medidas que hay que tomar para protegernos. La principal: quedarnos en casa.

Ahora bien, ¿Cómo estáis? ¿Cómo os encontráis? ¿Cuál es vuestra situación? Nosotros estamos en casa los 4, con la nevera llena, con un pequeño jardín, con internet, con salud… Así que no nos podemos quejar. Dicen que lo principal en la vida es tener  salud ¿No?.

Yo la mayoría de veces trabajo en casa, así que podría empezar a teletrabajar ya, con fotos de publicidad, etc. Ojo, que he visto a gente criticar a las influencers/ blogueras/ instagramers , como queráis llamarle, porque ya están poniendo publicidad. Bueno, eso es teletrabajar, amigos, hay que sacarse las castañas del fuego. Creo que nos vamos a encontrar un panorama difícil. Van a dar ayudas para empresarios, autónomos, y todos en general. No paro de pensar en las familias, cada una con su propia situación, y supongo que todas algo complejas. Nosotros tenemos restaurantes y obviamente están cerrados. ¿Cuándo se podrán abrir? No se sabe, todo es incierto. Me imagino los pequeños negocios, la gente cómo se está organizando en casa con los niños, todo en general. La gente que sí que tiene que salir a trabajar y tiene miedo. Puedes tener que salir a trabajar todos los días y tener a cargo o cerca una persona enferma ya previamente o de avanzada edad, que puede contagiarse. Entiendo que estemos un poco desbordados y desoncertados ante esta nueva situación.

Hay que hablar con claridad y es una situación seria, pero a la vez, las redes sociales creo que nos están ayudando a sobrellevarlo. Las risas que nos echamos con los amig@s en los chats, las vídeo llamadas… Ayudan. Incluso desde hace 2 días, he tomado la costumbre de salir a un balconcito que tengo en una de las habitaciones que da al de una vecina. Ahora hemos quedado todos los días a las 17h para tomarnos un café, a unos 2 metros de distancia. Fuerte eh, cuando se lo contemos a nuestros hijos en unos años.

No os voy a negar que me he imaginado esta cuarentena en mi vida de soltera, cuando sólo estábamos Juan Carlos y yo, y pienso qué fácil hubiera sido. Te levantas a cualquier hora, desayunas lo que sea, lees, trabajas un poco, puedes ver una peli o serie incluso a media mañana. Te echas en el sofá y chateas un poco con tus amigas, luego haces una videollamada con otra amiga, comes una patatas fritas, vas a depilarte las cejas porque vaya pelos llevas, miras el reloj y son las 2 de la tarde. Nada, comes lo que sea, una pasta, o un tomate con un poco de atún… Y así hasta la noche. Un poco de aburrimiento sí, pero vaya descanso.

Bueno, pues nada de esto es cierto para mí, porque tengo a dos preciosas bebitas. Bueno, una de ellas ya no tan bebita… Que las quiero con locura, que me divierto con ellas, que me dan amor, que son lo más maravilloso que me ha pasado nunca y que suspiro por ellas. Pero, estos días, ellas no lo entienden. O mejor dicho: Zoe sí lo entiende. Entiende que no podemos salir porque hay un virus y no puede tocar a nadie, tampoco ver a sus abuelos, yayos, primas, etc. Pero ella tiene energía, quiere salir, quiere correr, quiere divertirse, quiere saltar… Y bueno, muchos días en casa aburren, a ella y a cualquiera. Los niños tienen x juguetes, x actividades que se pueden hacer en casa . ¿Cuántas actividades os han enviado por whatssapp para hacer en casa? 1.500 manualidades, de las cuales hemos hecho 3. No, es broma. La verdad es que hemos hecho muchas. Pero sí, hay que organizarse muy bien. Cada hora cuenta, cada hora hay una actividad diferente y también hacer desayunos, comidas, meriendas, cenas…étc. Así que llega la noche, las 21h y… “anda! ya tengo tiempo para mí”. Pero entonces me doy cuenta de lo agotada que estoy, y de que sólo quiero meterme en la cama.

Pero no podemos quejarnos, no.

Es duro, pero pasará. Y saldremos de esta.

Siento que el Mundo ha sufrido un ataque al corazón y está recuperándose, muy lentamente. Iba demasiado rápido y ha tenido que pararse.

Volverá a girar, volverá.

Ánimo, estoy aquí para lo que me queráis contar.

 


9 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

27 febrero 2020

Bless

Buenas noches,

¿Qué tal estáis? Nuestra semana por fin termina bien, y es que no la empezamos muy bien. Los virus y mocos llegaron a casa la semana pasada y menos mal que ya se han ido. El miedo era que Gala cogiese algo siendo tan pequeña, y casi, porque empezó con mucha fiebre pero todo quedó en eso, en un pequeño susto. De hecho, tuvimos que pasar una noche en el hospital. Al ser recién nacida, los pediatras pensaron que era lo mejor, así que eso tuvimos que hacer. Por suerte, se fue la fiebre y está genial.

Así que ha sido una semana de cuidados, porque no hemos podido hacer otra cosa, dedicarnos a nosotros mismos, con mimos y mucha casa.

Por eso, no había tenido tiempo de contaros que tal la semana pasada. Estuvimos en Madrid de puro placer. Zoe tenía vacaciones en la guardería y aprovechamos para ir y estar con todos los amigos. La verdad que Madrid es una ciudad donde sigo trabajando, pero casi siempre con campañer@s que son amig@s, entonces se hace muy ameno. Y sino, es para disfrutar y exprimir la ciudad.

Nos alojamos en el maravilloso hotel Bless. Es una pasada. Hemos estado varias veces y no quiero decirlo muy alto para que no me escuchen los demás, pero creo que es el hotel más bonito y cómodo en el que he estado. Localización increíble para poder sentir el corazón de Madrid. Las estancias son muy amplias con todas las comodidades posibles y los desayunos son los más deliciosos que he probado. De hecho, estas deseando levantarte e ir corriendo a por esos  increíbles huevos benedictinos. Otro punto positivo del hotel, además de la piscina en verano,es la sala de bolos que tienen en la parte de abajo. Es muy divertido jugar a los bolos con tus amigos y tomarte un cóctel a la vez ( yo sin alcohol, por supuesto). Además, nos dejaron unos detallitos en la habitación para las niñas. Sus nombres y una cabaña para Zoe. Ah! Y que no se me olvide, a los amantes de los animales, deciros que podéis llevarlos al hotel, son “pet friendly”.

 

Os dejo con algunas fotos de allí.

Espero que os guste.

Un abrazo


4 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

10 febrero 2020

Hola, hola

¡Buenos días! ¿Qué tal? Ayer abrí un debate porque una seguidora a través de Instagram me comentó y me dijo  que poner mi foto donde se ve mi cuerpo a los pocos días de haber dado a luz, podía doler mucho a las personas que no se recuperaban bien del parto. Nunca puedo contestar a todo. Y aunque los mensajes de este tipo son los mínimos, sinceramente  hay algunos que me sorprenden. Es la primera vez que me dicen algo así, pero supongo que hay más gente que lo piensa, aunque sea una minoría. Por eso, me gusta comentarlo y tratarlo.

Creo que hay un tema tabú. Hoy en día, sólo se alaba cuando una chica “gordita” para los ojos de la sociedad, por decirlo así sin que nadie me malinterprete, pone fotos de ella sintiéndose orgullosa por ello. Y me parece estupendísimo, pero por supuesto, la que está más delgada también puede sentirse orgullosa de ello. Estar delgada no es sinónimo de estar bien y feliz, así que quitémonos esos estereotipos de la cabeza. Puede una chica ser gordita y sentirse bien y otra muy delgada no sentirse bien. Así que sea como sea la persona, más delgada, menos delgada, corpulenta… ( ya no sé ni como decirlo, para que nadie se ofenda) habría que preguntarle como está antes de juzgar sólo a simple vista.

Cuando di a luz a Zoe, adelgacé muchísimo sin hacer nada más que comer y comer, y me quedé tan delgada que yo no me veía nada bien. Mala cara, nada me quedaba bien… Pero que no se me ocurriera decirlo porque parece que no tenemos derecho a quejarnos por delgadez. Hoy en día me siento muy bien con mi cuerpo y también con mi rápida recuperación del parto. También tengo muchas ganas de empezar en marzo con el deporte, que no me duela la espalda y verme el cuerpo más modulado. He perdido toda la masa muscular de tanto tiempo sin hacer nada de ejercicio.

No hay cuerpo perfecto, sólo mentes tranquilas. Si te sientes bien contigo misma teniendo salud dentro del cuerpo que habitas, ese es el cuerpo perfecto.

Por esa regla de tres, si tengo el pelo bonito no pongo una foto del pelo, no vaya a ser que las personas que sufren alopecia se sientan ofendidas. No puede llover a gusto de todos. Pero por favor, centrémonos en lo importa. VIVE Y DEJA VIVIR. Y, PESE A TODO, INTENTA SER FELIZ.

 

Ayer domingo estuvimos en un bonito sitio y aproveché para hacerme fotos. Llevo vestido de Mango y botines de Augusta the Brand.

 

 

 


9 ComentariosEnviado por: Ana Albadalejo

Post Anterior Siguiente Post